Nuestra web usa cookies.

verona

¡Visita este romántica ciudad del norte de Italia que irradia el amor de Shakespeare por todas partes! Haz una excursión desde Milán hasta Verona para descubrir todas las iglesias de la ciudad, los fantásticos puentes y el anfiteatro romano del siglo I, que está muy bien conservado.

Empieza la excursión en la plaza principal de Verona y explora la ciudad por tu cuenta. Disfruta del acogedor ambiente de los restaurantes de 1920 y prueba los platos típicos veroneses. Luego, ve al lago de Garda, que ensalza el patrimonio y la cultura de Italia y fascina a los visitantes con sus paisajes. Entre el murmullo del lago de Garda y los hermosos olivos se encuentra la ciudad turística de Sirmione, que te sorprenderá con sus baños termales y el encantador castillo medieval con vistas al lago.

¿Cómo llegar a Verona desde Milán? ¿Cuánto tiempo se tarda?

El viaje de Milán a Verona depende del medio de transporte que utilices. En general, suele durar entre una y dos horas. Si viajes en tren, ten en cuenta que esta ruta es una de las más utilizadas de Italia, así que tendrás que reservar los billetes con antelación.

En coche: es posible alquilar un coche para hacer el viaje desde Milán a Verona. El viaje dura poco más de dos horas en cada sentido. Probablemente, tendrás que utilizar un GPS para asegurarte de que vas por el camino correcto y no perderte.

En autobús: muchos turistas deciden hacer una excursión desde Milán a Verona en autobús. Te evitarás mucho estrés, ya que no tendrás que preocuparte por el tráfico y por seguir las indicaciones. Los recorridos en autobús suelen durar lo mismo que un viaje en coche, aunque si hay paradas en el camino, como en el lago de Garda, el tiempo de viaje puede ser mayor.

En tren: Europa es conocida por su sistema de transporte público. El tren suele ser la forma más rápida de llegar de una ciudad a otra.

¿Cuáles son las excursiones de Milán a Verona más populares?

El precio de las excursiones desde Milán a Verona varía según el tipo de recorrido que elijas. Las excursiones básicas, que incluyen el transporte desde Milán, son las más económicas. Las excursiones personalizadas, como las excursiones en grupos reducidos o las excursiones privadas, cuestan más dinero.

Excursiones de día completo

Hacer una excursión desde Milán a Verona es una buena forma de salir de la segunda ciudad más grande de Italia durante un día. Aunque Verona no es una ciudad pequeña, hay mucha menos gente que en Milán. Estas excursiones te permitirán visitar los principales lugares de Verona. El precio de estos recorridos es de alrededor de 100 USD (91 EUR) por persona.

Excursiones combinadas

Es común hacer una excursión desde Milán a Verona con paradas en el camino. Sin duda, el desvío más popular es el lago de Garda, el lago más grande de Italia. Pasar tiempo en el lago es una buena manera de conectar con la naturaleza y escapar del estrés de la ciudad durante un rato. Las excursiones combinadas que incluyen una parada en el lago de Garda cuestan alrededor de 120 USD (110 EUR).

Excursiones de varios días

Hay muchísimas cosas que hacer en Verona, por lo que, si quieres, puedes pasar más de un día en la región. Las excursiones de varios días ofrecen paradas en el lago de Garda y en el lago de Como para vivir una experiencia única en la vida.

¿Cuándo es el mejor momento para visitar Verona?

La mejor época del año para visitar Verona es desde finales de la primavera hasta principios del otoño. Los meses de mayo a octubre son especialmente agradables. Durante los meses de primavera y otoño hay una afluencia menor de turistas en comparación con el verano, que es la época de más turistas. Además, solo es posible disfrutar de una actuación en la Arena de Verona durante los meses de junio a agosto.

¿Qué hacer en Verona?

Reserva una excursión desde Milán a Verona para disfrutar de todas las posibilidades que la ciudad ofrece a los turistas:

Turismo

Verona se encuentra en una región hermosa de Italia, igual que el resto del país. La cultura y las tradiciones de las ciudades son muy distintas a las de Verona, donde descubrirás la maravillosa arquitectura romana en un ambiente más tranquilo.

Arena de Verona

El anfiteatro romano, que también es conocido con el nombre de la Arena de Verona, es uno de los lugares más preciados de la ciudad. Data del siglo I, pero todavía se usa en la actualidad para representaciones de ópera a gran escala. Si tienes la oportunidad, disfruta de una actuación en directo durante tu viaje a Verona.

La casa de Julieta

William Shakespeare se inspiró en Verona para dos de sus obras más famosas: Romeo y Julieta y Los dos hidalgos de Verona. Se desconoce si Shakespeare llegó a visitar la ciudad, aunque esto no ha evitado que miles de turistas visiten la famosa casa.

Gastronomía y compras

En todas las ciudades de Italia vale la pena comprar alimentos y recuerdos locales. Verona tiene una gran cantidad de restaurantes de alta calidad y numerosas zonas comerciales. Podrás encontrar souvernirs originales para tus familiares y amigos y luego disfrutar de una comida excelente.

Catas de vino

A pesar de que Verona no forma parte de las regiones de Italia mundialmente conocidas por sus viñedos, cuenta con una amplia oferta de viñedos locales. Visita una bodega para probar los deliciosos vinos. Ve andando o asegúrate de que alguien te pueda llevar en coche.

Museos

La importancia cultural de Verona es tan grande que toda la ciudad fue catalogada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Por eso, la ciudad cuenta con muchos museos donde podrás descubrir el significado de la ciudad. Visita el Museo Castelvecchio, el teatro romano y la Torre dei Lamberti.

Naturaleza

Verona se encuentra cerca del lago de Garda, la mayor masa de agua de Italia. El lago atrae a muchos turistas, ya que es un lugar de vacaciones muy popular. El lago ofrece muchas posibilidades para disfrutar del aire libre: hacer turismo, hacer un paseo en barco, caminar, nadar, tomar el sol...

¿Qué otros lugares se pueden visitar en el camino de Milán a Verona?

En el camino de Milán a Verona hay muchos lugares que puedes descubrir. Consulta los detalles de las excursiones de Milán a Verona para saber qué paradas incluyen.

Lago de Garda

El lago de Garda es el lago más grande del país. Es perfecto para una escapada durante el fin de semana tanto para la gente local como para los turistas. El lago se llama así por ser un "lugar de observación". Sin duda, es un nombre muy apropiado, ya que el entorno que lo rodea es espectacular. Se pueden hacer muchas actividades en el lago, como paseos en ferry, y también en sus alrededores.

Sirmione

Sirmione es un pequeño pueblo situado en a orillas del lago de Garda. Este antiguo lugar alberga las grutas de Catulo y el castillo de Scagliero. Si tienes tiempo, también vale la pena visitar dos pequeñas iglesas: San't Anna della Rocca y San Pietro in Mavino.

Lago de Como

El lago de Como es otro de los lagos más famosos que puedes visitar en el camino de Milán a Verona. Se trata del tercer lago más grande del país, después del lago de Garda y el lago Maggiore. Además, es uno de los lagos más profundos de Europa. Esta popular atracción turística posee varias maravillas culturales y artísticas.

Consejos de viaje

  • Es conveniente reservar las excursiones con antelación, ya que Verona es una de las ciudades más populares para visitar en los alrededores de Milán. Hacer una excursión es la manera perfecta de descubrir la ciudad, ya que te ahorrarás dinero, no tendrás que preocuparte por conducir y visitarás algunos de los lugares turísticos más importantes.
  • Consulta el calendario de eventos de Verona. Verona es una ciudad que siempre tiene algún festival, sobre todo durante los meses más cálidos del año. Si es posible, asiste a una actuación de ópera en la icónica Arena de Verona durante tu visita.
  • No te pierdas el lago de Garda, que ofrece desde increíbles villas y viñedos hasta playas idílicas. El lago de Garda es el destino ideal para familias y grupos de amigos.